Microcuentos: Érase una vez 140 caracteres que contaban una historia

Nueva imagen (1)

Microcuentos: cuando el colorín colorado llega antes de lo esperado.

Los cuentos son por naturaleza cortos, y más aún con el auge de lo que se ha denominado Literatura Web, que por ser publicada en redes sociales suelen contarse con el uso de sólo 140 caracteres, y en el caso de los cuentos son conocidos como Microcuentos.

Los microcuentos tienen numerosos seguidores y exponentes, pero también duras críticas que desconocen su legitimidad como género literario, pero para hacer el “cuento corto”, sólo diré que sigue tomando fuerza y para mí, simplemente es una manera retadora de expresión.

Espero disfruten de esta pequeña recopilación de algunos de los microcuentos, que he escrito y publicado en mi cuenta en Twitter:

El jardinero tomó su flor más preciada y nadie los volvió a ver, pero en el pueblo suponen que hicieron juntos su propio jardín.

Sólo cuando se comió a la vanidosa estrella, la luna se sintió satisfecha. Dicen que por eso brilla tanto cuando está llena.

Escuchaban las canciones de amor que le recordaban el uno al otro, aunque por cosas del destino, aún no se habían conocido.

Sin pudor se quitó la caperuza y en un arrebato le entregó toda su canasta al Lobo Feroz, pero no la juzguen, son otros tiempos.

_

Cuando la adivina dijo que en su futuro algo grande le aguardaba, jamás pensó en aquel camión que minutos después le arrollaba.

La sangre en el hacha fue el presagio de lo que hallarían luego en el baúl. Pero fue en las sábanas que descubrieron el motivo.

 –

-¿Cuántos cuentos cuentas?- preguntó.

-Cuento cuántos cuentos cuente– el cuentacuentero respondió, y no cayó en cuenta cuántos cuentos contó.

 –

El duende escondió sus riquezas al final del arcoíris, simplemente porque no le hacia falta, era un duende feliz.

No despertó con el beso de amor verdadero, pero no es que no fuera verdadero aquel amor, es que realmente aún tenía mucho sueño.

Ocultos en el ático, el destino de ambos se unió en un gemido, o así lo recordaba 47 años después, en el sepelio de su amada.

 –

Estaban tan compenetrados poseyéndose el uno al otro, que cuando cayó la noche ninguno de los dos se molestó en recogerla. 

 –

Se dijeron todo en aquel encuentro fortuito camino a casa, excepto lo que más anhelaban escuchar, antes de despedirse… “¿Quieres un café?”

Elia lloraba porque no cosechó nada del granito de amor que sembró en el corazón de Lucio, pero en tierra seca nada echa raíces.

Cayeron las hojas, pero no sólo el otoño menguaba, también sus ganas de encontrarla. Entonces, invierno.

otoño.jpg

13 pensamientos en “Microcuentos: Érase una vez 140 caracteres que contaban una historia

  1. Hola, es mi primera visita y presiento que me quedaré…me fascinaron tus micro cuentos!!! Gracias por seguir mi blog 😉

  2. El microcuento es una grata experiencia (desafío) para el escritor, y se muestra amistoso con lectores de todo tipo.

    La colección que tienes aquí me gusta mucho. Sin dudas, una lectura muy agradable.
    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s