5 claves para ser un escritor en las redes sociales y disfrutarlo (+Infografía)

Escribir para las redes sociales tiene su “chiste”, y no porque sea una broma, todo lo contrario, es algo bastante serio, que compromete tu marca personal a cada nuevo artículo o contenido que compartes.
El entusiasmo de escribir e interactuar es muy valioso, de hecho, es la esencia en la dinámica de los Social Media, pero no por eso debes descuidar algunos puntos que aseguren un mínimo de calidad en lo que difundas a través de tus cuentas y, claro, que logres que tu mensaje sea entendido y mejor aún, que sea disfrutado al tiempo que tú disfrutas compartiéndolo.
Ah, y pensando en disfrutarlo yo también, he decidido compartir contigo algunos tips que te sirvan para cuidar el “no es sólo lo que se dice, sino cómo se dice”. Espero te sean de utilidad.

image

1.- El qué, el quién y el cómo.

Este primer punto puede ser muy debatido, pero es importante para que comiences a definir tu estilo y personalidad en esto de los medios digitales y te explicaré el porqué.
Hay quienes tienen inclinación por compartir un determinado tipo de contenido, como por ejemplo los chefs, quienes seguro querrán intercambiar con sus seguidores tips de cocina, recetas y trucos, además de sugerencias de restaurantes.
De este modo van atrayendo seguidores amantes de las artes culinarias, así tienes tu “qué” y tus “quiénes”: trucos de cocina para amantes de la cocina.
Pero hay quienes prefieren determinar primero a qué público quieren llegar (y a qué cantidad de usuarios), lo que termina definiendo sus temas. Esto pasa sobre todo con el Social Media Marketing. Por ejemplo, un administrador de redes sociales quiere llegar a la mayor cantidad de seguidores de 12 a 17 años, quizás porque piensa mercadear algún producto para ese target (grupo objetivo de ventas), entonces con base en esto define qué contenidos serían los que atraerían a ese grupo demográfico.
En este caso, la ecuación cambia a: para mis “quiénes” diseño un “qué”. Podrías determinar por ejemplo, que jóvenes de 12 a 17 consumen contenidos de farándula, chistes, amistades, chismes y sexo, y en esos temas perfilas tu oferta de contenidos en Twitter, Facebook, etc.
Esto lo ahondaremos en otro artículo, por ahora, recuerda que nadie está para juzgar, ambos estilos traen resultados, pero también hablan de quién eres en las redes, así que define qué quieres transmitir y tus objetivos. Te sugiero que leas mi artículo anterior: 10 Claves para principiantes en Redes Sociales.
Una vez que hayas seleccionado la fórmula que quieres utilizar, en ambos casos prosigue el “cómo”, que es la manera en que presentarás el “qué” a tus “quiénes”. De eso es de lo que trata este artículo y los siguientes puntos que te presentaré, pero un dato que puedo adelantarte es que siempre debes expresarte con respeto, piensa si lo que escribes para opinar sobre una idea o persona lo dirías frente a gente que te respeta y respetas, recuerda que estos medios digitales no son la despedida de soltero de tu mejor amig@, lo que escribes en las redes NO SE QUEDA EN LAS REDES.

2.- Menos es más.

Lo siguiente que debes tomar en consideración es que lo que compartas debe poder llegar a la mayor cantidad de lectores o usuarios, por lo que debes evitar demasiados adornos en los términos y palabras que emplees.
Si tu intención es impulsar tus cuentas con contenidos más  especializados -científicos o técnicos- es una gran idea, pero deben ser presentados como para que puedan ser entendidos hasta por niños de 8 años.
Para eso puedes apoyarte de infografías o gráficos.
También podemos incluir aquí el importante dato de familiarizarte con el medio social a través del cual te estás comunicando (Instagram, Twitter, LinkedIn, etc), pues cada uno ofrece herramientas y códigos específicos para ayudarte a llegar a tu público.

3.- El tamaño sí importa.

El anterior punto nos trae a discutir un tema relevante ¿De cuántas palabras debe ser la extensión del post o artículo para web o blog ideal?
Yo siempre parto del hecho de que nos encontramos en una sociedad cada vez más dinámica, con menos tiempo, con la atención cada vez más efímera, por lo que abogo por los contenidos no muy extensos.
El promedio de palabras a utilizar según los conocedores es de 400 a 800 palabras; sin embargo, hay expertos que recomiendan incluir en tu “oferta” de contenidos, artículos con una extensión algo mayor, de hasta 1.000 palabras, así que no está de más que te dejes llevar de vez en cuando.
Claro, este punto es para medios como blogs o páginas web, pues Instagram es para transmitir con fotos, Pinterest con imágenes y en Twitter sólo cuentas con los conocidos 140 caracteres, aunque recomiendan que no pase de los 100, en el caso del microblogger. Por eso reitero la importancia de conocer a través de qué medio difundirás tu contenido.

image

4.- No basta con ser, hay que parecer.

Como en muchas cosas, las leyes de la vida también aplican en esta actividad creativa.
Tienes ganas de compartir un escrito y mostrar lo que sabes sobre determinado tema, incluso con una visión altruista de que tu experiencia sirva a los demás, excelente decisión, pero si no tienes cuidado con las normas ortográficas y de sintaxis (que es la forma correcta de ordenar las palabras y oraciones para que no carezcan de coherencia), etc, quizás pierdas la atención y credibilidad ante el lector, quien a pesar de tener interés en lo que dices, dejará de creer que sabes de algo si no sabes con qué “V” se escribe vaca y que todo pasado simple se acentúa en la última sílaba, por ejemplo.
Tómate el tiempo de revisar o que te revisen tus escritos y de leer sobre técnicas de mejoramiento redaccional, igual te enriquecerán como persona y como profesional.

5.- Humor y amor.

Este último punto es una recomendación personal, porque creo que “se atraen más abejas con miel que con hiel”, como dice el refrán.
Muy seguramente te dedicas a esto de las redes sociales simplemente porque te gusta y eso seguramente se verá reflejado, y es que todo es mejor cuando se hace con amor.
Ante esto, una forma de proyectar “buena vibra” es permitirte un tono amigable en tus escritos, quizás con toques de buen humor y optimismo. Puedes enriquecer con ilustraciones y colores agradables.
Otra técnica muy popular, por la carga emocional que puede transmitir, gracias a la identificación, es el Storytelling, que no es más que contar tu historia o parte de ésta, la de tu marca o productos y servicios, mediante inclusiones en tus redacciones o con videos, frases, etc. Impulsando posiblemente  fidelidad de marca (personal branding en este caso), por la empatía que podrías lograr con tus seguidores.

En conclusión, puede ayudarte imaginar que tu blog o web son como tu casa, entre más ordenada, cálida, simple y acogedora, más personas querrán visitarla.
Si tu intención es una página web que ofrece servicios profesionales, puedes imaginarla como tu oficina o local comercial, aplica el mismo concepto, pero con elementos que le otorguen la confianza y el profesionalismo que esperas que los demás vean en ti, sin que esto signifique que sea gris y fría.
Espero que estos consejos te ayuden, pásala bien y recuerda que es importante disfrutar lo que haces y siempre mantén un grado de honestidad. Nos estaremos tuiteando.

image

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s